Noticias

La evolución natural de la cadena de suministro

Cuando el COVID-19 golpeó incialmente China, aproximadamente el 70% de los recursos y productos del mundo fueron eliminados de la cadena de suministro. Muchas empresas creyeron que esta interrupción sería temporal. Sin embargo, nadie pudo predecir entonces que el virus se extendería a un ritmo tan rápido e implacable a través de las fronteras y los océanos por todo el planeta. Esto generó cuellos de botella e interrupciones, como nos cuenta Bloomberg, en diversos puntos.

La interrupción de la cadena de suministro siempre comienza con la incertidumbre en algún punto. Luego, una vez que la volatilidad de la demanda inducida por el pánico, entra en la ecuación, la capacidad de entregar los productos en tiempo alcanza un punto de ruptura. Las empresas, sobre todo las pymes, no son capaces de llevar sus productos hasta los consumidores que los demandan.

Pero el problema no es solo la compra inducida por el pánico, ni la capacidad para fabricar productos al ritmo necesario en un nuevo entorno de salud y seguridad –con requisitos adicionales de limpieza, distanciamiento social y separación de turnos–. También se trata de la red de distribución y de cómo hacer llegar los productos necesarios, a los lugares adecuados, en el momento oportuno.

Evolución natural de la cadena de suministro

La importancia de la cadena de suministro ha aumentado su visibilidad

La actual pandemia ha actuado como llamada de atención sobre los riesgos asociados a aquellas cadenas de suministro globales, solo preocupadas por ajustar la reducción de costos. Según un informe encargado por SAP a Oxford Economics, publicado en marzo de 2020, casi un tercio (31%) de las empresas medianas, mencionaron su incapacidad para adaptarse a un mercado en rápida evolución, así como la dificultad de coordinación entre los diferentes departamentos involucrados, entre los principales desafíos a los que se han enfrentado.

No es que la situación actual haya generado nuevas preocupaciones, pero sí ha puesto de manifiesto las ya conocidas áreas críticas del sector, que podríamos resumir en:

  • Clientes: Saber qué necesitan los clientes, dónde encontrarlos y cómo puede afectar a la demanda la escasez de productos de la competencia.
  • Productividad: Maximizar la capacidad disponible en todas sus operaciones de producción y logística.
  • Visibilidad: Optimizar la trazabilidad respecto a dónde se encuentra el inventario disponible en la cadena de suministro, qué clientes lo necesitan y cómo transportarlo hasta allí.
  • Sostenibilidad: Procedimientos necesarios para asegurar la continuidad de las operaciones, preservando el medio ambiente y la seguridad y garantizando la salud de los trabajadores.

Enfocarse en la mejora de estas medidas, permitirá a las empresas estar al día y conocer qué están demandando sus clientes en tiempo real. Trabajar con esta perspectiva, permitirá colaborar de manera más estrecha con los minoristas, distribuidores y revendedores y disponer de información a la que tradicionalmente no se tenía acceso, como la de los puntos de venta.

Esto abre fantásticas posibilidades para que las pymes y sus socios comercial pueden optimizar la cadena de suministro, utilizando datos sobre lo que está o no está en los estantes y si hay discrepancias entre la demanda de los clientes y las ofertas de los productos. Generando así una estupenda ventaja competitiva frente a otras empresas con menores márgenes de maniobra y permitiendo poner de manifiesto su necesidad.

El concepto de visibilidad en la cadena de suministro es muy importante, especialmente para la gestión del inventario. Tomemos, por ejemplo, un negocio con 300 cajas de gel desinfectante para manos, que deben ser asignadas en 20 lugares diferentes. Para asegurar que las áreas más críticas, reciban las cantidades correctas a tiempo, los negocios requieren de una operativa efectiva de la cadena de suministro, permitiendo una estrategia centrada en el cliente que resulte productiva y sostenible.

Los cambios citados, no pueden establecerse de un día para otro. Se necesita tiempo, esfuerzo y las herramientas apropiadas para analizar las cadenas de suministro y ser conscientes de las áreas que pueden mejorarse en términos de calidad, capacidad, entrega, coste y capacidad de respuesta respecto a las nuevas necesidades.

Las soluciones de Visual Trans están diseñadas para ayudar a los diferentes actores de la cadena de suministro, como son las empresas transitarias, consignatarias y a los operadores logísticos, a disponer de un control total y preciso de toda su operativa y sus necesidades, ayudando así a las empresas a implementar las nuevas necesidades y facilitando su transición hacia la logística 4.0.

Share

¿Deseas más información?

CONTACTA CON NOSOTROS